Portada del sitio > Actualidad > Editorial > La vergüenza o la cal de Arnaga

La vergüenza o la cal de Arnaga

Jueves 10 de mayo de 2018, por DENAES

La historia comienza en los años 50, en el entorno universitario vasco, con la formación de los grupos EKIN (Hacer) y EGI (Euzko Gaztedi Indarra -Juventud vasca en pie-), de los cuales surgirá la sanguinaria banda terrorista ETA (Euskadi ta Askatasuna -Euskadi y libertad-), el 31 de Julio de 1959. La historia acaba entre los días 3 y 4 de mayo de 2018, a golpe de blanqueante cal, con pompa internacional incluida haciendo el papel de palmeras y plañideras de manera sincrónica, llorando por los “presos vascos” - los del tiro en la nuca y los coches bomba-, esos que quieren cumplir sus condenas en su amada tierra; que por cierto es tan suya como del resto de los españoles, los que viven allí y los que no.

Pero entre estos dos hitos no solo hay casi 59 años de diferencia, y aquí lo que pesan no son los años si no los extorsionados, los secuestrados, los muertos, y sus familias, que en fríos datos numéricos son los siguientes: 2.472 atentados, entre 829 y 858 víctimas mortales según la fuente consultada, y 197 crímenes sin resolver según el Gobierno Vasco. Muchos de ellos civiles –incluyendo a inocentes bebés y niños-, también políticos y empresarios que como único delito tenían el común denominador de ser españoles, y una gran mayoría de abnegados miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de las Fuerzas Armadas. No solo esto, también tuvimos que aguantar 8 treguas, negociaciones de políticos de baja estofa con los asesinos -que no Gudaris (guerreros), porque aquí nunca hubo campo de batalla y más bien cualquier rincón se convirtió en el sitio perfecto para una ejecución calculada y sin capacidad de defensa- escándalos y chapuzas como los GAL , el Caso Faisán o la derogación de la doctrina Parot en 2008,esto último Europa mediante.

Pues bien, llegamos al día 3 de mayo de 2018, emisión del video en el que el ínclito asesino etarra Josu Urritikoetxea alias ternera -huido de la justicia española desde el año 2002 cuando era parlamentario de Euskal Herritarrok y compañero de bancada de Arnaldo Otegi , puso pies en polvorosa al ser llamado por los jueces por su implicación en el atentado de la Casa Cuartel de Zaragoza en 1987, en el que fueron asesinadas 11 personas- pondrá voz al comunicado de disolución de ETA. Y sí, digo disolución, cayendo en la trampa, porque sin empacho los etarras escriben lo siguiente: “ETA surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”; confundiendo la parte por el todo, arrogándose la lucha por un pueblo vasco oprimido en un principio por el Franquismo y después por la intolerante España del Régimen del 78. Ese pueblo al que ahora regresan como hijos pródigos, como si fueran los portadores de algún bien precioso con el que lograrán la paz y la libertad, cuando su único papel fue propagar la muerte y la coacción a todos los españoles, los de la región vasca y los del resto de España. Además para mayor escarnio, en la vergonzante misiva dirigida al “pueblo vasco”- porque las explicaciones las dan a su grey, y a los que no son de ella los meten en el saco, que para eso ya hicieron lo mismo cuando se trataba de matar- el lenguaje utilizado es altamente maniqueo y victimista, con términos como: liberación nacional, violencia política, conflicto vasco, pueblo vasco, derecho a decidir. Al parecer estas locuciones, y viendo los hechos ocurridos en los últimos años y más recientemente en Cataluña, están calando con fuerza en organismos internacionales, y en gran cantidad de compatriotas, especialmente en los nacidos a partir de la transición. Estos últimos han conocido el terrorismo en su mayoría a través de televisiones y radios, durante su infancia y adolescencia sin llegar a ser conscientes de la crudeza del asunto por pillarles de lejos y aún fuera de su madurez ; lo rechazan pero en pro de ideas aureolares proporcionadas por la ideologías imperantes en las democracias de mercado pletórico, llegando a la creer en la ilusión de que las democracias no necesitan de ciudadanos, territorios, industria, fuentes energéticas ,leyes o ejércitos, solo de personas flotantes con sentimientos y voluntades individuales cuyos actos serán compatibles y producirán la Paz Perpetua. Esto último no escapara al marco social dónde ETA habría reclutado a sus “valientes Gudaris” dónde los recambios generacionales disfrutarán de las mieles del mercado pletórico, esas mieles que proporcionará la tan odiada democracia española y no otra- porque las vascongadas son una región española históricamente, le pese a quien le pese- . Conscientes de ello los asesinos etarras, en 2011 comunicarán, eso sí, al “Pueblo Vasco” el fin de la “lucha armada”. Tras haber sido asfixiados logísticamente por el buen hacer de los organismos judiciales, pero sobre todo de la Guardia Civil y la Policía Nacional durante décadas, y haber sorteado la Ley de Partidos de 2002 entrando en las instituciones de nuevo de la mano de la coalición Bildu en las elecciones de 2012, tras varios acuerdos firmados desde 2010 con Euko Alkartasuna y Alternatiba.

Así convertido Otegi en un hombre de Paz por santificación de Pablo Iglesias II “El Impostor”, siendo un fenómeno de masas entre los independentistas catalanes, los cuales le piden fotos para colgarlas en sus Twitter; ETA arguye en su texto no tener miedo al escenario democrático siendo los estados “España y Francia”- pero no nos engañemos, principalmente España, que muchos huidos etarras han vivido en el sur de Francia a cuerpo de rey- los que perpetúan este ciclo. Pero, ¿Por qué ahora y no antes?, desde luego no tuvieron paciencia o no supieron ver como esa Constitución del 78, larvada para la ruptura de la nación española, haría el trabajo sucio en el ideario de millones de españoles y sin una gota de sangre, cosa que hoy solo se le escaparía al más desinformado, débil mental, poseedor de falsa conciencia o de mala fe.

La utilización del lenguaje mencionada nos llevará al día de la vergüenza o de la cal de Arnaga , el 4 de mayo de 2018, en la que los firmantes de la llamada Declaración de Arnaga, villa o caserío de tal nombre, situada en Cambo les Bains, al sur de Francia –dato para nada baladí- asumirán sin restricción alguna las expresiones vertidas en tan infame carta, enviada el día anterior al centro Henri Dunant en Ginebra, la cual no dedica ni una letra a las víctimas de la barbarie terrorista.

Así, con un minuto de silencio por las “víctimas del conflicto”- que no del terrorismo etarra- zanjarán la cuestión blanqueando la pared salpicada de flujos carmesí, quedando de blanco inmaculado el historial de la banda asesina. Los actores de tan bochornoso acto serán múltiples, entre ellos representantes internacionales y 90 invitados de instituciones y partidos políticos como: los ex miembros de ETA Arnaldo Otegi y Eugenio Extebeste (Antón), el presidente del PNV Andoni Ortuzar y su compañero de partido Joseba Egibar, Gerry Adams ex dirigente del Sinn Féin (brazo político del IRA) , el ex primer ministro irlandés Bertie Ahern, el mejicano Cuauhtémoc Cárdenas ( fundador del Partido de la Revolución Democrática PRD), la parlamentaria de Elkarrekin Podemos Pili Zabala (hermana del miembro de ETA Joxi Zabala, asesinado por los GAL de manera chapucera), el representante de UGT Euskadi Raúl Arza, los alcaldes de Hendaya y Bayona y otros muchos personajes de distinto cariz que no nombraré por falta de espacio; y destacando el abogado sudafricano Brian Currin líder del grupo Internacional de Contacto (GIC), el cual significó el papel de su organismo como “catalizador” para que ETA abandonara las armas cuando fueron llamados por la misma banda, “ ya que el estado español se había negado a negociar tomando la dirección errónea” . Todo ello fue sazonado por una carta sacrosanta del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, la cual fue leída por otro ex, pero esta vez del Fondo Monetario Internacional, Michael Camdessus, en la cual se solicita que se declare el día como fiesta.

La Declaración se declamó en cuatro idiomas: Inglés, francés, español y vascuence; eligiendo para esta última lectura a la ex candidata de EH Bildu Iriati Agorria Cuevas- la cual fue presentada en el acto como “joven de Gernika”-, vinculada a la organización a favor del acercamiento y demás beneficios para los presos de ETA Sare Gernika-Lumo. Pues bien, este último dato cierra el periplo, porque este vergonzoso vodevil se convirtió en un teatrillo dónde más que recordar a las víctimas de ETA, se solicitó, asumiendo el ideario y lenguaje de la izquierda independentista vasca, el acercamiento de los “presos vascos” cuando no con un lenguaje velado la supresión de sus condenas y la de los huidos, haciendo responsable del enquistamiento al “estado español”, convertido en antidemócrata e infractor de los, ahora sí, tan encarecidos Derechos Humanos, una vez que a la serpiente se le cercenó la cabeza, y las pistolas y explosivos fueron sacados del zulo.

Y ante esto que ha hecho el gobierno de España, pues más de lo de siempre, sobrevivir. Una tímida declaración como bálsamo de nuestro presidente Mariano Rajoy, asegurando que las condenas seguirán cumpliéndose en su integridad y que se luchará por la verdad, pero de estrategias para defenderla nada de nada. Está claro que los españoles tenemos unos gobernantes renuentes a luchar contra la visión falsaria expandida por los independentistas vascos y catalanes, que no por la ciudadanía de estas regiones, tanto en la esfera internacional como en nuestro propio país. Para nuestra desgracia la vergüenza y la cal se hacen cotidianas.

A.C.M